Según los historiadores, los primeros prototipos de llaves y cerraduras surgieron hace más de 4 mil años en Egipto. Sin embargo, otros estudios indican que fueron los chinos quienes dieron los primeros pasos en torno a este invento que prevalece en todo el mundo.

Lo que sí saben los investigadores es que las primeras cerraduras fueron un éxito de seguridad porque existen vestigios, desde Japón hasta el norte de Europa, de cerraduras halladas en los mismos siglos o período de tiempo.

Estos descubrimientos revelan que los artículos eran de madera (en todo el mundo) y fue hasta el Siglo X que se comenzaron a utilizar cerraduras metálicas de manera masiva, instaladas éstas en las casas de las familias ricas de Europa.

En Egipto, donde todo señala que se surgieron las llaves y chapas, éstas eran un accesorio exclusivamente de ricos. Cuando llegó a Grecia se estandarizó el uso y más tarde fueron cambiando los diseños y a mejorar la funcionalidad.

Hoy en día existe una gran variedad de cerraduras y llaves de todos los tamaños pues el objetivo sigue siendo el original: lograr mayor seguridad en las casas.